¡Muchas gracias MÍNIMA DREAM!

IMG-20180618-WA0040
Foto de Quique Pérez – Atleta y fotógrafo tinerfeño

Algunas veces he pensado abandonar. Dejarlo para seguir mi reto. Mi vida. Pero he descubierto que ayudarles forma parte de mi vida. Que me enriquece verles sonreír y aportarles mi granito de arena para que algún día ellos también puedan conseguir sus sueños. Parte de mi vida es para ellos, para mis niños y mis mayores de mi gran sueño llamado Mínima Dream, mi Equipo de Atletismo Adaptado.

Hace cinco años, cuando vivía en Barcelona gané un concurso que para mí fue muy importante porque me hizo traspasar barreras que nunca pensé que podría derribar. Durante algún tiempo fui aclamado y tratado como un deportista con más valor del que realmente tenía o tengo. Después de aquello, cuando todo volvió a la normalidad y mi vida deportiva descubrió su faceta terrenal, pensé que tenía muchos sueños y muchas metas, pero realmente no estaba aportando grandes cosas a la sociedad. Pensé que debía dedicar parte de mi tiempo a hacer algo por los demás. Y entonces pensé que quizás mis retos no eran tan importantes como el de personas cuyos sueños eran un modo de vida que les permitía salir de situaciones realmente difíciles.

Muchas veces pienso que no sé hacia dónde vamos, pero ya hace tres años que colaboro con atletas invidentes y les ayudo a cumplir sus sueños. Algunos son ex atletas paralímpicos y otros sueñan con serlo. Otros son niños y niñas cuyas sonrisas brillan increíblemente cuando se cuelgan varias medallas al volver a Sevilla. Ellos son los verdaderos héroes de mi vida. Los que realmente me demuestran que más allá de nuestras egoístas vidas, hay personas que agradecen enormemente que les ayudes de cualquier modo a ser más felices y a olvidar que existe una barrera vital que les impide ver con sus ojos.

Me llena de ilusión cuando un chaval de quince años vuela sobre el tartán y en el tren de vuelta me ruega encarecidamente que le explique cómo debe entrenar cada día y cómo debe alimentarse para llegar a correr en Tokio 2020. A veces no nos damos cuenta de que tenemos ante nosotros el futuro del deporte adaptado en nuestro país. Y que ese futuro pende de un hilo que muchas veces es nuestra voluntariedad y las ganas de ayudarles de todo corazón aunque a veces los medios que tengamos sean ínfimos.

Me llena de satisfacción verles corretear siempre sonriendo, como si todo fuese siempre felicidad. Porque todo se vuelve alegría y júbilo cuando nos concentramos. Juntos conformamos un equipo que nos enseña que lo más importante en la vida es muchas veces hacer feliz a los demás, y que eso realmente puede suponer un modo de éxito y una experiencia inolvidable para los que estamos ahí de una u otra manera. Con ellos he aprendido que más allá de los límites están sus sueños y sus ganas de competir contra un mundo que a veces le pone las cosas muy difíciles. Hace falta mucho por hacer además de mucho tiempo y mucho valor. Pero estoy seguro de que algún día lograremos grandes cosas y la vida de todos ellos será mucho más fácil gracias a la ayuda de una mejor sociedad. Por el momento, me quedo con la sonrisa de todos ellos y con la ilusión de volverle a ver muy pronto. Gracias por haberme enseñado tanto y haberme dado tantas alegrías. Os quiero, de todo corazón.

Francis Campos

Brenes, 19 de junio 2018

PicsArt_06-17-02.54.58
Foto de Antonio Olivencia – Entrenador Nacional de Atletismo y Seleccionador del equipo Español de Atletismo Adaptado en las pruebas de medio fondo
Anuncios